Bastien en la lavadora, o el discurso psiquiátrico/mediático en torno a Charlène Cotte

Introducción: notas de la autora

El presente trabajo en torno al discurso criminal no es anodino para la autora ni corresponde al formato o al contenido que se la ha acostumbrado a producir en la Universidad francesa. En la elección del caso de Bastien se halla la explicación principal:  mezclar psiquiatría, crimen, género, discurso mediático y factores de clase, todo ello en un contexto reciente, analizado en una tarea universitaria de algunas páginas a fin de crear un texto de ficción sobre el caso, fue una empresa un tanto arriesgada. Por otro lado, el juicio de Charlène Cotte había sido personalmente impactante, no por el horror del asesinato de su hijo -en el que tanto se insistía en la prensa- sino por el tratamiento mediático deshumanizador y humillante que se articuló en torno a esta mujer. Su implicación en la muerte de su hijo y su perfil psicológico en apariencia atípico dieron lugar a toda una serie de especulaciones acerca de la veracidad de sus declaraciones. Llama la atención el discurso mediático que, en cambio, se construyó en torno a su marido y autor del asesinato, Christophe Champennois. El presente estudio no pretende a la exhaustividad frente a la complejidad del caso, y menos aún a la objetividad.

Para empezar, presentaremos el caso junto con la distintas versiones de los inculpados en el año de los hechos, en 2011. A continuación analizaremos el tratamiento mediático del caso en el momento del juicio, en 2015. Los artículos corresponden a la versión online de los periódicos citados. Finalmente, abordaremos el aspecto psiquiátrico y las pseudo-ciencias que gravitan en torno a los casos criminales de esta índole. En conclusión, se explica la construcción del texto ficticio en función de lo analizado precedentemente.

I/ El discurso mediatico en 2011

  1. Presentación del caso

La descripción de los hechos han sido extraídos de dos periódicos, el ejemplar de Le Figaro del 28 de noviembre de 2011 y de Le Parisien de la misma fecha. El primero es un periódico de tendencia gaulliste y conservador, mientras que del segundo es un periódico local, que difunde los faits divers acontecidos en París, y que relata los que acontecen a nivel nacional cuando éstos tienen gran relevancia mediática. Los hechos son descritos de manera similar, por orden cronológico, que resumimos aquí:

El 25 de noviembre de 2011, Alice atiende a su vecina quien, alarmada, le trae a su  hijo Bastien, de tres años, inconsciente, desnudo, helado y, según sus propias palabras, “completamente desarticulado, como un juguete”. Según la madre, Charlène Cotte, 29 años, El niño se habría caído por las escaleras. Mientras la madre trata de reanimar a su hijo mediante un masaje cardiaco, la vecina llama al SAMU, pero Bastien muere antes de que los médicos lleguen a su domicilio. Mientras tanto, el padre de Bastien, Christophe Champenois está sentado delante del televisor. Cuando Maud, la hermana de Bastien le dice a la vecina que a su hermano lo han metido en la lavadora, el padre habría intentado pegarle a su hija para que se callara.

El examen forense revela que el niño habría muerto tras haber sido metido en una lavadora, desnudo. La vecina revela que la hermana de Bastien, Marie, de cinco años, le había confiado que éste era víctima de violencias por parte de su padre: por lo visto el niño ya había sido encerrado en un armario y los vecinos habían señalado a la familia a los servicios sociales tras haberlo visto en el borde de una ventana, envuelto en trapos, cuando era bebé. La madre de Charlène Cotte revela a la prensa que Bastien era un niño no deseado, que su hija habría hecho una negación del embarazo y que el niño se habría convertido en cabeza de turco del padre. Sospechado de haber matado a su hijo metiéndolo en la lavadora, Christophe Champenois es detenido e inculpado por “asesinato de un menor de 15 años”, así como su esposa, Charlène Cotte, inculpada por “no impedimento de la comisión de un crimen” y negligencia.  Ambos pasan tres años en prisión preventiva hasta el momento del juicio, que fue lo más mediatizado. En el momento del juicio la madre es inculpada por “complicidad” y ese cambio de inculpación va a ser clave en el discurso del crimen así como en su mediatización. Hasta el momento del juicio, tenemos la presentación de la madre sumisa, víctima de violencias por parte de su marido, y a Christophe Champenois retratado como un hombre violento, que incluso habría dejado un mensaje en el contestador de los servicios sociales, furibundo y amenazando con “tirar a su hijo por la ventana”, antes de los hechos. En el momento de los hechos, pues, la construcción mediática de la pareja se articula en torno a la violencia del hombre y la sumisión de la mujer y de ambos hijos víctimas de esta violencia.

2) Las distintas versiones de los hechos en 2011

En torno al caso de la muerte de Bastien, la pareja Cotte-Champenois presento tres versiones  de los hechos conforme fue avanzando la investigación: según la primera versión de los hechos relatada por ambos padres, Bastien se habría caído por las escaleras, al ver que no respiraba uno de los padres le dio un baño. Esta primera versión fue rápidamente desmentida por los servicios sanitarios y por Maud, la hermana de Bastien de 5 años, quien le dijo a la vecina que “Bastien no se había despertado al sacarlo de la lavadora”. Charlène va a presentar entonces una segunda versión, con la cual confirma el asesinato mediante la lavadora, denuncia los malos tratos y dice que no vio a su marido hacerlo hasta que fue demasiado tarde. Dice también que no pudo llamar al SAMU porque su marido tenía en su poder su teléfono y el suyo. Que no sabe por qué no alertó a los vecinos. La tercera versión aparece entonces mediante Cristophe Champenois: alega la amnesia debido a su enfermedad -un meningioma, elemento clave del juicio, que detallaremos más adelante-, dice no recordar los hechos, acusa a su mujer de haberlo hecho. En ese momento Charlène es inculpada por “complicidad”, y el discurso mediático en torno a la figura de esta madre da un giro.

II/ El discurso mediático VS el discurso jurídico en 2015

  1. La acusación por complicidad de Charlène Cotte

De las fuentes que se han encontrado acerca del juicio, cuatro llaman la atención por la manera en que el discurso difiere en torno a la figura materna y paterna. La primera se halla en Le Figaro, y describe un momento del interrogatorio de Charlène Cotte:

Le Figaro 11/09/2015

A la question de savoir pourquoi elle n’avait pas, ce vendredi 25 novembre 2011, caché à son conjoint que Bastien s’était encore mal comporté à l’école, alors qu’elle savait qu’il risquait d’être sévèrement puni, Charlène Cotte s’était de nouveau abritée derrière la  peur que l’homme lui inspirait

Se describe asimismo, en este articulo, a la pareja como « patológica, lúcida y consciente » en el momento de los hechos. La mera narración de los hechos delata la forma que adopta la inculpación de Charlène: su papel debería haber sido el de impedir que su marido matara a su hijo. Como si su papel de madre incluyera el de apaciguar la violencia de su marido. La mera pregunta durante el interrogatorio constituye una acusación implícita, ya que se considera que Charlène podría haberle evitado la muerte a su hijo. Si nos centramos en el vocabulario utilizado en el articulo, notamos que no se trata de la mera narración de los hechos: se describe a Charlène « escondiéndose de nuevo» tras el miedo que le inspiraba su marido, sugiriendo que dicho miedo podría ser una recurrencia que la mujer utilizara para excusar sus fallos en la protección de Bastien.

La siguiente fuente es la revista Nouvel Obs, periódico considerado en Francia como de tendencia social-demócrata de izquierdas.

Le Nouvel Obs, idem

“Je suis le responsable, mais j’espère que Charlène qui aimait son fils ne m’a pas aidé à le mettre dans le lave-linge”, a déclaré Christophe Champenois, la voix brisée par l’émotion, lors de son interrogatoire devant la cour d’assises de Seine-et-Marne. Quant à ce qui s’est passé le 25 novembre 2011 à Germigny-l’Évêque (Seine-et-Marne), cet homme de 37 ans qui souffre d’un « méningiome », une tumeur bénigne au cerveau qui provoque des trous de mémoire et l’oblige à rester assis dans le box, ne s’en rappelle pas.

« Je ne me souviens ni de l’essorage, ni des cris, je ne me souviens pas de ma fille qui jouait avec Charlène, mais je veux bien admettre que je suis l’auteur puisque tout m’incrimine », a ajouté ce père de famille au chômage.

« Mais si vous ne vous souvenez de rien, comment pouvez-vous être sûr que Charlène ne vous a pas aidé à mettre Bastien dans le lave-linge? l’interroge une avocate des parties civiles.

« Je ne veux pas l’accuser », avoue M. Champenois.

L’enfant martyr, régulièrement enfermé dans un placard en guise de punition, est  décédé des suites de ce mauvais traitement.

« Vous êtes décrite comme une bonne mère. Alors, pourquoi vous ne vous battez pas comme un tigresse pour sauver votre enfant? », l’interroge la présidente, Catherine Katz. « J’ai essayé d’y aller, il me repoussait, il m’a fait tomber », répond d’une voix morne l’accusée, qui comparaît libre.

« Pourquoi vous ne sortez pas prévenir les secours, alors? », insiste la présidente. « J’étais comme un robot, je faisais ce qu’il me disait de faire, j’étais terrifiée », répète Charlène Cotte, les yeux baissés vers le micro

La emoción que se le atribuye a Christophe y la alusión a su enfermedad -que en realidad no tienen las consecuencias que se describen en el articulo- contribuye a la construcción del hombre indefenso y a la merced de lo que pueda contar su esposa después del crimen. El hecho de que se subraye la « emoción » en su voz no es anodino: junto con el hecho de que admita su responsabilidad, se le confiere un aura de sinceridad y de arrepentimiento, aunque no pronuncie una sola palabra que denote tal estado de ánimo. Lo que se insinúa en este articulo es que Charlène habría utilizado la enfermedad de su marido a fin de matar a su hijo e incriminar a su marido. En este articulo se cristaliza la inversión de los papeles: Christophe, quien ha matado a su hijo y no puede negar las pruebas que lo acusan, aparece como « presunta víctima » de las artimañas de su esposa. Su sinceridad es tal que la única razón por la que no la incrimina explícitamente es porque no desea acusarla, lo que confirma su condición de mártir, injustamente acusado y concediendo a que su mujer se salga con la suya. Notemos, además, la animalización de la figura materna en las palabras de la presidenta, quien utiliza la palabra « tigresa » para calificar a lo que, quizás, sea su propia concepción de la madre « suficientemente buena », como diría Winnicott. La presidenta, pues, le pregunta a una víctima de malos tratos por qué no se ha comportado como un felino depredador de unos 140 kilos, dotado de colmillos y garras afilados, exclusivamente carnívoro y sin duda poco similar al ser humano en sus procesos psicológicos en lo que a la violencia se refiere. Se trata de una metáfora, por supuesto, pero atreverse a comparar a una mujer víctima de malos tratos con una tigresa y reprocharle no corresponder con la metáfora resulta levemente paradójico, así como revelador del papel con el cual se espera que cumpla como madre.

2) El tratamiento mediático de la enfermedad de Christophe

Por otra parte, se repite en la prensa que Charlène se “esconde” detrás del miedo que le inspiraba su marido, pero en ningún momento se menciona que Christophe se “esconde” detrás de su presunta amnesia causada por su meningioma. Se menciona en cada artículo de prensa que el padre sufre de esta enfermedad y que Charlène le habría mentido cuando le dijo que su hijo se había portado mal en el colegio. En ningún momento se menciona que aquello fuese falso, parece ser algo que saca la prensa, no sabemos de dónde. Tampoco se dice que las personas neuroatípicas o « enfermas mentales » son más propensas a ser víctimas de violencia y de crímenes que a ser autores de ellas, pero cuando un suceso de esta índole tiene lugar, no es raro que se recurra a la explicación psiquiátrica de la locura.  La voz « apagada » de Charlène contrasta con la « emoción » de la de Christophe y tales descripciones presentan un contraste entre el hombre-víctima devastado y la mujer sin emoción alguna y, quién sabe, quizás calculadora.

Otra revista narra el desarrollo del juicio: se trata de Closer, una revista semanal sensacionalista, que se centra en la vida de los famosos y categorizada en Francia dentro de la presse à scandale. El articulo de Coralie Vincent se centra en la figura del padre y lo describe esforzándose por disculpar a Charlène:

Closer, 09/09/2015 por Coralie Vincent

Au premier jour du procès, son père dit « ne se souvenir de rien du tout de cette journée du 25 novembre ». L’homme a le visage fermé. Une partie de son corps est paralysée depuis qu’il souffre d’une tumeur du cerveau. Il revient sur sa vie : enfance difficile, les moments de bonheurs qu’il a vécus sont rares. Il a été heureux quand il a rencontré Charlène. Son fils ? Il ne désirait pas. « Monsieur ne voulait qu’un seul enfant et je ne voyais pas de signes, donc j’ai peut-être refusé en moi-même la grossesse » explique Charlène Cotte, la mère de l’enfant. Elle accouchera de Bastien en mai 2008. « Depuis le premier cri de l’enfant, il l’a détesté », confie Evelyne Cotte, la grand-mère de l’enfant à BFM TV. L’enfant est maltraité et battu. Sa mère décrit « un enfant qui avait peur de son père qui le battait », mais elle, ne semble jamais l’avoir défendu. Christophe Champenois reconnait qu’il enfermait son fils dans le placard de l’entrée pour le punir et qu’il lui attachait les mains avec du scotch. Charlène, elle, justifiait les traces de coups par des chutes. « Je suis quelqu’un d’assez nerveux, impulsif.  Dès que je suis frustré, je peux déraper pour n’importe quoi », plaide-t-il devant la cour. Ce jour-là, l’homme dérape au plus haut sommet de l’horreur. La dernière chose que son fils lui aura dite avant de mourir ? « Laisse-moi sortir ! » Quand les autorités annoncent à Christophe Champenois la mort de son fils, il n’a aucune réaction. Enfin si, un pompier l’entend se plaindre « qu’il ne toucherait plus les allocations que pour un enfant. »

El articulo menciona la infancia de Christophe y lo describe como fácilmente fuera de control. Un término que la prensa francesa parece apreciar en particular es el dérapage, o « desliz », para calificar actos o palabras discriminatorios, que a menudo emanan de personajes políticos. Dicho término dejan suponer que la persona no adhiere realmente a lo que hace o dice y que se trata de un error. Utilizado en este contexto, el artículo reutiliza los términos empleados por el acusado. Ese otra construcción en torno a este hombre, la del padre enfermo y compulsivo, mientras que Charlène, que no corresponde con esa descripción, acaba siendo la parte lúcida y sospechosa del caso. En la narración de este artículo, la presunta culpabilidad de Charlène que se insinúa sería aún más anterior al momento del crimen: el nacimiento de Bastien habría echado a perder la única posibilidad de felicidad para Christophe, como si la responsabilidad del nacimiento de Bastien reposara en ella sola. En el articulo de Closer encontramos un tópico de la prensa francesa, el de la pareja pobre que no cuenta más que con el auxilio social para vivir y cuya violencia es intrínseca a su condición.

A través de estos ejemplos comprobamos que, en el discurso periodístico, no se pone en duda la buena fe de Christophe, en cambio, cada vez que Charlène presenta argumentos, se insinúa que tiene una parte de responsabilidad en la violencia de su marido. Tenemos la construcción mediática de Christophe como hombre enfermo, que no recuerda nada de lo que ha pasado, y que aún así está dispuesto a reconocer el crimen, ya que todo lo acusa. Sin embargo, veamos lo que el experto psiquiátrico, Vincent Mahé, dice acerca de su enfermedad:

epris-de-justice.info , 10/09/2015, Julien Mucchieli

Quelle haine a précipité son bébé dans le tambour de son lave-linge ? La jalousie, peut-être. Vincent Mahé explique : « Le sujet s’est installé dans une position de roi domestique qui confine à l’enfant roi, car combiné avec une grande immaturité. Tous ceux qui contestent cette position sont des ennemis. » Dès sa naissance, Bastien est devenu un rival qui menaçait la place du père roi en son foyer. Les brimades, la maltraitance, et in fine, la mort ont découlé de ces troubles.

« Il n’y a dans ce méningiome aucun élément en faveur d’un trouble cognitif, qui puisse toucher la mémoire et l’émotion. » Plus tard, il ajoute : « Au contraire, l’épilepsie aurait dû le protéger de cet acte, le rendre incapable de se saisir de Bastien, d’ouvrir le capot de la machine et de l’y enfermer, puis de tourner le bouton. »

Le rapport clinique se poursuit. Où la folie de cet homme se niche-t-elle ? « La pensée n’est pas parasitée par des hallucinations, l’émotion non plus. Le sujet est indemne de  toute pathologie mentale aliénante. » La consommation excessive de psychotoxiques, l’alcool et les drogues mêlés aux médicaments ? « Si cette consommation peut induire un effet désinhibant, elle ne peut provoquer une psychose ou un délire. » Le discernement de l’accusé n’était ni altéré, ni aboli. Sa responsabilité pénale est établie.

Christophe Champenois serait un psychopathe. Du moins, il présente les caractéristiques principales qui forment le « noyau » de la psychopathie : « impulsif, réactif depuis l’enfance, qui présente une intolérance majeure aux frustrations et aux contraintes », selon les mots de Vincent Mahé. L’expert insiste sur son « positionnement victimaire, une absence totale de remise en question », couplés à un « égocentrisme majeur ».

III/ Entre omisiones y charlatanería: la psiquiatrización del crimen, y vice versa

1) Una  pseudo-ciencia al servicio del escándalo criminal en la televisión

Estas informaciones -Christophe no puede pretender que el asesinato sea fruto de su enfermedad- no se hallan en ninguna parte en las web informativas. En cambio, en los periódicos (online, televisivos) se nos presenta a Charlène como una mujer sospechosa, una madre que parece ocultar cosas, que puede haberse aprovechado de la enfermedad de su marido. El summum de esto se encuentra en un programa de televisión canadiense, durante el cual una experta en lenguaje corporal efectúa una disección de los gestos de Charlène para “sacar la verdad a la luz” y pillarla in fragante mintiendo. Invitada por la cadena de televisión de Québec, ADR, cadena especializada en la difusión de personas desaparecidas, invita a una famosa y auto-proclamada synergóloga. La synergología, pseudo-ciencia inventada por Philippe Turchet en los años 90, pretende desvelar, mediante la lectura del lenguaje no-verbal, los pensamientos y auténticas intenciones de los interlocutores. Sus numerosos adeptos obtienen así la sensación de ser todo-poderosos y de cumplir con la fantasía de leer en las mentes ajenas. Annabelle Boyer analiza cada uno de los gestos de Charlène Cotte en una entrevista televisiva utilizando términos como « lengua de víbora » o « lengua de delectación » para describir los tics nerviosos de la entrevistada. Esta segunda animalización de Charlène Cotte le atribuye una alternativa a la tigresa que no ha podido /querido encarnar: la serpiente o la víbora, un animal íntimamente ligado a la concepción de la feminidad pecaminosa del Génesis. La pseudo-especialista, alentada por la  periodista -quien, al cabo de un momento, empieza también a jugar a la experta « synergóloga »- retrata a una Charlène manipuladora al límite de la perversión: controla su discurso, habría ocultado su embarazo a su marido, como oculta la verdad en la entrevista, se delata en la culpabilización de Christophe. En ningún momento se la menciona por su nombre, ni se hace alusión a la posibilidad que una entrevista televisiva pueda ser intimidante para una mujer acusada de complicidad en un asesinato.

 2) La medida de la inteligencia: una versión moderna de la medida del cráneo?

Mientras que en la televisión canadiense se da crédito a una pseudo-experta en comunicación no-verbal, los psiquiatras se encuentran en el tribunal para tratar también de la condición neurológica de Charlène. La particularidad de la red social Twitter es que ofrece la posibilidad para los internautas de acceder al desarrollo de los juicios y a informaciones que la prensa no considera lo bastante relevante como para ser publicada. El juicio por el asesinato de Bastien fue relativamente mediatizado y podemos encontrar bajo el hashtag « Bastien » los tweets de personas que asistieron al juicio. Entre ellos destacan dos de Juliette Pousson, periodista de Le Nouvel Obs que se refieren a la inteligencia que se supone que posee Charlène Cotte según los test de Coeficiente Intelectual en uso:

Tweet del 11 de septiembre de Juliette Pousson:

L’avocat général termine sa version des faits: « J’en vient maintenant à la personnalité de Charlène Cotte. Elle a un QI très faible. Ce n’est pas une femme débile, certainement pas une femme intelligente« .

El análisis de la personalidad se basa por lo tanto en la medida de su inteligencia. También en este proceso se omite el hecho de que los test de CI pueden no ser fiables en algunas circunstancias: estrés intenso, estado post-traumático o simplemente condición neurológica atípica. Por ejemplo, hasta hace algunos años, se consideraba a las personas autistas o sordas como poco inteligentes, ya que las medidas en los test de CI eran extremadamente bajas. Sin embargo, con el desarrollo de nuevas tecnologías como la voz de síntesis, se empieza por fin a comprender que los test de CI no son adecuados para medir la inteligencia de estas personas en su diversidad. Aunque ésta no constituya la única omisión de los jueces y de los periodistas, cabe subrayar en qué contexto el juicio mediático de Charlène Cotte tiene lugar. Ya hemos comprobado que en torno a esta mujer gravitan dos animales antagonistas: la tigresa, que se supone que debería haber sido, en calidad de madre, y la víbora. Lo noble, el intento maternal por excelencia es la madre que arriesga su vida por su hijo, lo rastrero -nunca mejor dicho- la que no lo ha hecho y que por lo es sospechada de haberlo asesinado. Nunca se pone en duda públicamente la defensa del padre, mientras que la defensa de la madre es analizada y revisada según unos criterios que recuerdan en la cadena canadiense a un cierto Lombroso. Reediciones de sus teorías por editoriales “serias”, así como el discurso mediático y politico que tiende a criminalizar a los « enfermos mentales » -el discurso de Antony,  pronunciado por Sarkozy en 2008 es una prueba flagrante de ello- dejan pensar que estas teorías vuelven a estar en boga. Podemos preguntarnos, por ejemplo, si el entusiasmo mediático respecto a la interpretación del lenguaje corporal no sería la digna heredera del fundador de la antropología criminal. Por otra parte, la explicación psiquiátrica de la locura constituye un mecanismo eficaz para distanciar al público de los inculpados, y permitirle asistir al desarrollo del juicio en mero espectador aterrado y fascinado, reduciendo su capacidad de juicio crítico en cuanto al tratamiento mediático del caso y la deshumanización de los inculpados. Todo ello, por supuesto, evacuando la responsabilidad colectiva de los hechos, así como los factores de clase que entran en juego cuando son jueces, abogados y psiquiatras quienes « estudian » y juzgan a individuos de las clases populares.

Conclusión: la escritura de un texto de ficción a partir de una inexcusable omisión jurídica y psiquiátrica.

Existen muchos artículos en inglés acerca del gaslighting. El gaslighting significa literalmente “luz de gas”, es un término que proviene del thriller psicológico Gas Light de John Cukor, que data de 1944 y cuenta con varias adaptaciones. Es una forma de abuso psicológico que consiste en presentar falsa información para hacer dudar a la víctima de su memoria, percepción y/o cordura.  Jose Luis Gonzalez de Rivera en su libro sobre el maltrato psicológico define lo que es hacer `Luz de gas´ y dice: “Hacer luz de gas consiste en intentar conseguir que alguien dude de sus sentidos, de su razonamiento y hasta de la realidad de sus actos” .  El autor Javier Marías también dio su propia definición de esta practica abusiva en su crónica:

Javier Marías, El Pais, “Bajo la luz del gas”, 12/07/2001

(…) lo que en el lenguaje coloquial llamamos ‘hacer luz de gas’ a alguien, como hacía Charles Boyer con Ingrid Bergman en la célebre película de George Cukor, Gaslight, de donde proviene la expresión ya consagrada en castellano. A saber, persuadir a una persona de que su percepción de la realidad, de los hechos y de las relaciones personales, está equivocada y es engañosa para ella misma. Negarle que lo ocurrido y presenciado haya ocurrido; convencerla de que en cambio hizo o dijo lo que no hizo ni dijo; acusarla de haber olvidado lo efectivamente acaecido; de inventarse problemas y sucumbir a sus suspicacias; de ser involuntariamente  tergiversadora, de interpretar con error siempre, de deformar las palabras y las intenciones, de no llevar razón nunca, de imaginar enemigos y fantasmas inexistentes, de mentir -sin querer, pobre- constantemente. Para quien sabe persuadir a alguien de todo esto (y los casos no son nada raros, ni quedan confinados en modo alguno al de la película famosa), se trata de un eficacísimo método para manipular a antojo y anular voluntades, para hacerse dueño de la víctima y convertirla en su esclava.

Charlène Cotte presentaba signos muy claros de haber sido “gaseada” por Christophe Champenois, esta es la teoría por la que opta el texto ficticio en torno a este caso. Incluir siquiera esta posibilidad en el discurso mediático y jurídico podría haber ayudado a comprender las reacciones -o ausencia de reacción- de Charlène Cotte, e incluso su lenguaje no-verbal. En mi relato, he querido tomar en cuenta esta posibilidad y he intentado que el lector/la lectora comparta ese momento de incertidumbre que se experimenta cuando se es víctima de la “luz de gas” durante años, y que uno/a va saliendo poco a poco de ese estado, ese momento espeluznante en que vuelven los auténticos recuerdos que habían sido borrados o modificados por el abusador.


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *